sábado, 24 de febrero de 2018

Colombia a las puertas de una reconversión monetaria: Le eliminarán tres ceros a la moneda.


 

Caracol Radio.-

El ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas le contó a Caracol Radio que ya tiene listo el texto que presentará a consideración del Congreso para modificar el peso colombiano y eliminar así los tres ceros.

Cárdenas aseguró que esa determinación sería conveniente para el país y que por esa razón el 16 de marzo se radicará la iniciativa en el legislativo.

“Creemos que simplifica la vida de los colombianos, simplifica la contabilidad y ahora que tenemos más turistas también se van a facilitar las transacciones y los cambios a quienes vienen del exterior. El acuerdo que tenemos con el Banco de la República, quien será la entidad competente para la transición, es que tan pronto la inflación volviera a estar por debajo del 4% se presentaría esta iniciativa, de manera que estamos listos”.

Según el ministro la eliminación de los tres ceros tendría un periodo de transición prudente para que los colombianos cuenten con la suficiente pedagogía y así evitar traumatismos en el posible cambio de moneda.

El mensaje del señor fiscal Néstor Humberto Martínez, quien lanzó la propuesta, es positivo así que esperamos que este proyecto sea ley lo más pronto posible. La transición entre los dos tipos de billetes sería la adecuada para que no haya traumatismos, para que los colombianos se acostumbren y que sea de bajo costo a partir del 1 de enero del próximo año”.

Frente al costo del cambio de billetes se ha dicho que sería de unos 800.000 millones de pesos, pero el ministro asegura que esta cifra es muy elevada y que el precio sería muy inferior aunque no entregó una cifra exacta.

“Esa cifra no es correcta y podría ser muchísimo menos de lo que se habla porque habrá un plazo amplio de transición y con una gradualidad de ingreso de los nuevos billetes. La nueva familia de los nuevos billetes que se hicieron en 2016 ya no tienen los tres ceros, tiene la palabra mil y sencillamente se eliminaría y precisamente se diseñaron pensando en la eliminación de los tres ceros”.

En el legislativo esta iniciativa se ha discutido en cuatro ocasiones pero su trámite siempre se ha hundido.

miércoles, 21 de febrero de 2018

¿Para qué debe servir el Petro?: El pueblo venezolano pregunta si lo podrá comprar con bolívares.







Por: Oscar Javier Forero

El Petro constituye, sin duda alguna, la decisión político-económica más acertada del Gobierno Bolivariano en los últimos 4 años. Presenta una serie de implicaciones que colocan a Venezuela como precursora en este tipo de experiencias, a nivel de gobiernos, no solo en América Latina sino a nivel mundial, a su vez, representa un desafío, que se encuentra en pleno desarrollo, y que busca crear un nuevo sistema financiero de intercambio económico alejado de lo que se conoce como la banca tradicional, sumado a esto, el Petro será la primera y única moneda en el mundo con respaldo en un bien tangible y apetecido como lo es el petróleo.

Sobre este último aspecto es importante mencionar que en la actualidad la totalidad de las monedas, físicas y virtuales, que circulan alrededor del mundo no tienen valor intrínseco ni respaldo alguno que garantice, con algún bien material, el mantenimiento de la riqueza que posean sus usuarios. El único valor que poseen las monedas es el de la confianza de quienes tranzan con estos papeles, lo que la convierte en monedas fiduciarias que crecen al calor de burbujas especulativas cada vez más volátiles.

La moneda virtual que coloca en el mercado nacional e internacional el gobierno venezolano se emite en el peor momento económico de la historia contemporánea de Venezuela: Hiperinflación; aislamiento económico, político y financiero cada vez más agresivo; pérdida acelerada del poder adquisitivo del venezolano; desangre, a través del contrabando de extracción, de cerca de 30 mil millones de dólares anuales; caída abrupta del PIB por cuarto año consecutivo; secuestro en los circuitos de producción-distribución que influyen de manera significativa en los precios, la escasez y el consumo del asalariado.

El hecho de ser emitida en un momento tan critico para las finanzas nacionales le coloca en una condición desventajosa con respecto a otros países que, al igual que Venezuela, se plantean crear su propia moneda, pero a su vez le ofrece en una posición históricamente relevante por los aportes que podría hacerle a la alicaída y cada vez más incierta economía.

Evidentemente el Petro no va a aniquilar ni neutralizar el denominado dólar paralelo, tampoco va a acabar con la hiper inflación o la escasez, no terminará con el dominio hegemónico del dólar como moneda de comercialización mundial, ni mucho menos pondrá en jaque la estabilidad del propio imperio norteamericano o del sistema capitalista, creer que la modesta emisión de una moneda virtual, por más importancia que tenga para nuestro país, va a transformar la economía mundial es una mera ingenuidad producto del desconocimiento hacia el propio sistema que nos oprime además de subestimar su enorme potencial, su innegable perfeccionamiento y su propio metabolismo.

El Petro muy posiblemente, y como ya se ha dicho, si aporte soluciones efectivas a nuestra situación actual, también incremente la oferta de divisas del mercado nacional para satisfacer, de una mejor forma las necesidades básicas de la población (especialmente de alimentación y medicinas), ayude a incrementar nuestras endebles reservas internacionales y por último atraiga inversión internacional obligatoriamente necesaria en un contexto en el que, queramos o no, requerimos de financiamiento externo si es que en realidad deseamos sacar el país a flote.

Todas estos resultados dependerán de la puesta en venta como tal de este criptoactivo que arrancó el día de hoy, de las regulaciones, modificaciones y seguimientos que se hagan a través de la Superintendencia de Criptomonedas y del Observatorio de Blockchain y por último de la confianza de los inversores. En palabras de Pedro Gutierrez CEO, para América Latina, de Synergy Crypto Adviser (Operadores de la Criptomoneda XEM, la quinta mayor moneda virtual del mundo) El éxito del Petro dependerá de su estructura de funcionamiento: “Hay que ver cómo, les va a ir al final del lanzamiento, cómo van a ser sus herramientas de distribución de la criptomoneda como tal, si se puede comprar internacionalmente y si lo logra se pueden obtener importantes fondos por esta vía”[1].

Sobre este punto es importante destacar que el Petro si se podrá comercializar internacionalmente, lo cual resulta positivo para las aspiraciones de aceptación en los mercados mundiales de una nueva moneda virtual. En una primera etapa se plantean vender, según la cadena de información financiera Bloomberg, un total de 38 millones de Petros, solo a agentes internacionales, a un costo que podría rondar el 40% de descuento, lo que generaría un total de 1.300 millones de dólares. Para una segunda etapa se colocaran en el mercado nacional e internacional 44 millones de monedas virtuales que generarán utilidades cercanas a los 2.400 millones de dólares[2], con un descuento cercano al 10%.

En total las utilidades en la primera y segunda etapa de la emisión de Petros podría rondar la nada envidiable cifra de 3.700 millones de dólares, es decir un 15% del total de ingresos petroleros estimados para el año en curso [3]. Estos recursos deben reinvertirse, una parte en todos los procesos técnicos y de seguridad, y otra, de seguro entrará a las arcas nacionales para ofrecer mayor amplitud por parte del ejecutivo a la hora de incrementar el gasto público en un momento en que requiere reactivar el aparato productivo, sin olvidar que es año electoral.

Tomando en cuenta que cada Petro estará respaldado por un (01) barril de petróleo y que el total de barriles colocados a disposición de este criptoactivo es de 5mil millones de barriles de petróleo (4 veces las reservas totales de crudo de Colombia), estaríamos hablando, que a valores actuales, la República podría recibir unos 300 mil millones de dólares[4], lo que equivale al PIB venezolano de todo un año y lo que sin duda alguna podría ser el catalizador que saque al país de la muy compleja situación.

A pesar que buena parte de las utilidades que ingresen al país, por la vía de la venta de Petros, se invertirán en incrementar el gasto público así como la oferta de bienes y servicios sensibles y estratégicos, el común denominador de la población posee esperanzas de poder adquirir, como ciudadanos venezolanos que son, unidades o fracciones de unidades de Petros, llamadas “Mene”, en bolívares, dada la carencia de dólares, la exacerbada hiperespeculación que hay sobre éste en el mercado paralelo y la poca capacidad de ahorro que existe producto de la depreciación continua de la moneda.

No obstante, y aún con las exigencias, reclamos, necesidades de proteger los ahorros y demás que hacen los venezolanos, el Petro no sería positivo que se pueda adquirir con bolívares, aún cuando esto podría debilitar aún más nuestra moneda. Para entender el por qué no se deben tranzar los Petros por bolívares, es importante acotar que un Petro está inicialmente valorado en 60 dólares por unidad,  y que 60 US$ a la tasa de cambio DICOM actual de 24.996 Bs. por dólar representan 1.499.760 bolívares, por lo tanto, dicho Petro transformado a la tasa ilegal que maneja la web dolartoday.com de 232.727,01 Bs por US$ colocaría a nuestra moneda virtual en 13.963.620,6 bolívares, generando ganancias (Bajo métodos similares a los que se hacen con los dólares preferenciales) que aportarían una utilidad de 12,4 millones de bolívares por cada unidad de Petro[5].

Esto no debe significar para nada que el Petro en consecuencia sólo será tranzado por quienes posean dólares bien sea en efectivo o en cuentas bancarias, de ser así no tendría ningún sentido  colocar en juego 5 mil millones de barriles de petróleo de nuestras reservas de crudo para que sólo las clases pudientes, las mismas que han captado históricamente las divisas que ingresan al país, culpables con sus empresas de maletín de buena parte de la crisis, continúen disfrutando plácidamente de las mieles del petro-estado.

El Petro, como herramienta impulsada por un gobierno Revolucionario, debe servir para mejorar material e inmediatamente las condiciones de vida de la población venezolana en su totalidad, con especial énfasis en la clase trabajadora, la gran golpeada del escenario. ¿Cómo hacer entonces para que los asalariados puedan optar a este beneficio?, al mismo tiempo ¿Cómo hacer para democratizar el Petro sin que ello implique el enriquecimiento de grandes grupos de poder apostados en el eje Caracas-Cúcuta-Panamá, la polarización a largo plazo de los Petros en manos de unos pocos y la prevalencia de la triste y alienante “viveza criolla”?

Desde ya se prevé, según información que maneja la propia Bloomberg, que el gobierno venezolano estudia la posibilidad de pagar a sus empleados a través de Petros[6]. Es importante destacar, que en todo caso es perentorio asegurar un ingreso mensual en este criptoactivo a la totalidad de trabajadores del país, por cuanto la riqueza del subsuelo venezolano no le pertenece sólo a los empleados públicos. En ocasiones anteriores he propuesto que los próximos incrementos salariales vengan una parte en bolívares y otra en Petros para burlar la típica estampida de precios que se generan una vez se efectúan incrementos salariales. A la fecha que cada trabajador venezolano reciba mensualmente 1/8 de petro, es decir 12.500.0000 menes de manera mensual, que sean intercambiables por bienes y servicios en establecimientos públicos y privados y que dichos Petros retornen obligatoriamente al ente emisor, es decir al Estado, representaría un gran alivio para las familias venezolanas y materializaría, de manera directa, beneficios a las clases más agobiadas.

El Presidente de la República asomó otro grupo de ideas bastante innovadoras, que nacieron del seno del pueblo, y que podrían significar soluciones inmediatas a la familia venezolana que, como ya se dijo, espera respuestas eficaces y efectivas que le ayuden de manera directa a salir de la crisis, a volver a creer en el trabajo legal como forma de progreso y crecimiento económico y a ver en la Revolución Bolivariana, más allá de sus contradicciones, avances y retrocesos, el medio para dignificar su vida.


Referencias:
 
1.- Piden Reglamentar el Uso de las Criptomonedas
http://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/02-2018-piden-reglamentar-uso-de-criptomonedas

2.- Venezuela Plans Discounts, Tax Deals to Bolster Cryptocurrency
https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-01-16/venezuela-plans-discounts-tax-deals-to-bolster-cryptocurrency

3.- Ecoanalítica: Ingresos petroleros de Venezuela caerán $ 1.800 millones en 2018 por desplome de producción
http://www.petroguia.com/pub/article/ecoanal%C3%ADtica-ingresos-petroleros-de-venezuela-caer%C3%A1n-1800-millones-en-2018-por-desplome-de-p

4.- Cálculos propios.

5.- Cálculos propios.

6.- Idem




martes, 20 de febrero de 2018

Bloomberg: Gobierno venezolano estudia pagar a sus trabajadores en Petros.


El plan de Venezuela para su propia criptomoneda incluye pagar a los trabajadores públicos en la ficha digital y usar incentivos fiscales para alentar su uso, según documentos obtenidos por Bloomberg News.

El gobierno tiene la intención de emitir 100 millones de petros, de los cuales unos 38 millones se destinarán a inversionistas institucionales en una preventa de un mes de duración que comenzará el 15 de febrero y que los funcionarios esperan traiga hasta $ 1.300 millones, según documentos preliminares. Una oferta adicional para el público en general seguirá a un precio más alto, con 44 millones de e

Se estima que los tros alcanzan tanto como $ 2.4 mil millones en total. El resto de las monedas irá al gobierno y un panel de asesores que ayudó al país a establecer las reglas para el token.

Cada moneda estaría respaldada por un barril de crudo venezolano, aunque las monedas no pueden intercambiarse por el petróleo real. Los funcionarios esperan un precio más alto en la segunda venta después de que la subasta inicial demuestre que existe demanda de la criptomoneda. Cada petro será divisible por 100 millones de unidades y la unidad de intercambio mínimo se llamará mene, de acuerdo con el proyecto de propuesta, que podría cambiar antes de que se lance la moneda.
'Gran apuesta'

El petro es parte de los esfuerzos de Venezuela para sacar a su economía de una de las recesiones más profundas del mundo en medio de una crisis paralizante de divisas y sanciones estadounidenses que han cortado las opciones de financiamiento más tradicionales del presidente Nicolás Maduro. También busca aprovechar el interés mundial en tokens digitales en medio de un aumento en los precios para Bitcoin y rivales más pequeños, incluyendo el éter y la onda expansiva.
El país y su compañía petrolera estatal están atrasados ​​en más de $ 1.5 mil millones en pagos de bonos, y los bancos han dudado en procesar sus transacciones financieras en dólares por temor a enfrentarse a los reguladores de EE. UU.

"El imperialismo intenta ahogarnos, seguir nuestras cuentas y transacciones bancarias, bloquear nuestro petróleo", dijo Maduro en su discurso sobre el estado del sindicato a principios de esta semana. "Esta es una gran apuesta que estamos haciendo para la estabilidad y el crecimiento financiero de nuestro país".

Los funcionarios del Ministerio de Información de Venezuela no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.
Escasez de dólares

Un poco más de la mitad de los fondos de la emisión de petro se destinará a un fondo soberano, mientras que el resto se utilizará para respaldar la infraestructura de criptomoneda y otros proyectos de tecnología. Venezuela garantizará a los compradores que aceptará petros como forma de pago de aranceles e impuestos, y también tiene la intención de utilizar la moneda para negocios internacionales, principalmente transacciones relacionadas con el petróleo.

Los titulares de Petro podrán intercambiar sus fichas por moneda fuerte, lo que podría ayudar a aliviar la escasez de dólares en el país. El dólar ganó un 72 por ciento frente al bolívar este mes (después de haber ganado 3.400 por ciento el año pasado), según dolartoday.com, un sitio web que rastrea la tasa. El bolívar también se está pasando por alto cada vez más a medida que la inflación disparada está empujando incluso a los pequeños propietarios de tiendas a exigir moneda extranjera por casi todo lo que ofrecen.

La Asamblea Nacional liderada por la oposición venezolana, que en gran parte se ha visto reducida a un rol simbólico luego de que Maduro creara cuerpos rivales, dijo que el petro es un mecanismo de financiamiento ilegal que empeorará la deuda pública.

"La eventual emisión del petroleo agravará la carga del servicio de la deuda externa sobre las finanzas públicas" y "profundizará el ya precario estado de las cuentas fiscales", dijeron legisladores en un comunicado el 9 de enero.
 
Tomado de: https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-01-16/venezuela-plans-discounts-tax-deals-to-bolster-cryptocurrency


lunes, 19 de febrero de 2018

La caída de la bolsa: ¿Cómo 1987, 2007 o 1937?



Por: Michael Roberts (*)

El 5 de febrero el mercado de valores de Estados Unidos experimentó su mayor caída desde mediados de 2007, justo antes de la crisis crediticia, la crisis de la banca y el inicio de la Gran Recesión.

¿Se repite la historia? Según el viejo dicho, la historia no se repite, pero rima. En otras palabras, hay ecos del pasado en el presente. Pero ¿cuáles son esos ecos en este momento? Hay tres posibilidades.

1) Esta caída será similar a la de 1987 y será seguido por una recuperación rápida y decisiva y el mercado de valores y la economía de Estados Unidos reanudarán su reciente marcha ascendente. La caída será vista como un bache en la recuperación de la Larga Depresión de los últimos diez años.

2) O podría ser como 2007, cuando la caída de la bolsa anunció el comienzo del mayor colapso de la producción capitalista mundial desde la década de 1930 y del mayor colapso conocido en el sector financiero - para ser seguido por la recuperación económica más débil desde 1945.

3) O, finalmente, podría ser como 1937, cuando el mercado de valores cayó cuando la Reserva Federal de Estados Unidos subió los tipos de interés y el 'New Deal' de la administración Roosevelt dejó de invertir para estimular la economía.  La Gran Depresión se reanudó y sólo se terminó con la carrera de armamentos y la entrada de los EEUU en la Segunda Guerra Mundial en 1941.
 
 


Ya he analizado la relación entre el mercado de valores (capital ficticio como lo llamaba Marx) y la economía 'real' del capital productivo en un artículo anterior de 2016.

El mismo día de la caída de la bolsa prometía su cargo el nuevo presidente de la Fed Jerome Powell, que reemplaza a Janet Yellen. Powell se enfrenta ahora a algunos nuevos dilemas.

Marx hizo la observación clave que lo que impulsa los precios del mercado de valores es la diferencia entre las tasas de interés y la tasa general de ganancia. Lo que ha mantenido los precios del mercado de valores al alza ha sido el muy bajo nivel de los tipos de interés a largo plazo, fijados así deliberadamente por los bancos centrales, como la Reserva Federal, de todo el mundo, con tasas cero a corto plazo y flexibilización cuantitativa (QE, la compra de activos financieros con inyecciones de crédito). La brecha entre los rendimientos sobre la inversión en el mercado de valores y el coste de los préstamos para invertir en ellos ha sido enorme.

Por supuesto, todos los días, los inversores toman decisiones 'irracionales', pero, con el tiempo y, en conjunto, las decisiones de los inversores de comprar o vender acciones o bonos se basa en la rentabilidad que han obtenido (sean intereses o dividendos) y los precios de bonos y acciones evolucionan en consecuencia. Y esa rentabilidad, en última instancia, depende de la diferencia entre la rentabilidad del capital invertido en la economía y los costes de financiación. Si los precios de las acciones se desvían en relación con la rentabilidad del capital en una economía, es inevitable con el tiempo que caigan de nuevo. Cuanto más se desvíen, tanto mayor será la eventual caída.

Así que hay dos factores clave para juzgar si esta caída de la bolsa se parece a  1987, 2007 o 1937: la rentabilidad del capital productivo (¿sube o cae?); y el nivel de endeudamiento de la industria (¿será demasiado caro su servicio?).

En 1987, la rentabilidad del capital aumentaba. Estábamos justo en la mitad del período neoliberal de creciente explotación del trabajo, la globalización y los nuevos avances tecnológicos, todos los cuales eran factores que contrarrestaban la tendencia decreciente de la tasa de ganancia. La rentabilidad siguió aumentando hasta 1997. Y las tasas de interés, tras las subidas de la Fed, se reducían gracias a la inflación.

En 2007, la rentabilidad caía (había estado disminuyendo desde finales de 2005), el mercado inmobiliario estaba comenzando a hundirse y se esperaba que la inflación aumentase y por ello, la Fed preveía elevar su tasa política, como planifica ahora en 2018. Sin embargo, existen diferencias entre 2007 y la actualidad. El sistema bancario no está tan expuesto e involucrado en derivados financieros de riesgo. Y aunque la rentabilidad en la mayoría de las grandes economías está todavía por debajo del pico de 2007, las ganancias totales está aumentando. Puede ser que los salarios estén empezando a crecer y esto podría reducir las ganancias en el futuro. Además, la Fed planea elevar las tasas de interés y, por lo tanto, eso también reduce las ganancias a medida que aumentan los costes de servicio de la deuda.

 

Tal vez 1937 se acerque mucho más a la situación actual del capitalismo estadounidense.  He escrito sobre los paralelismos con 1937 antes. La rentabilidad en 1937 se había recuperado de las profundidades de 1932, pero todavía estaba muy por debajo del pico de 1926.

Y más preocupante ahora es que la deuda corporativa desde el final de la Gran Recesión en 2009 no se ha reducido. Por el contrario, nunca ha sido mayor. Basandose en una muestra global de 13.000 entidades, la agencia S & P estima que la proporción de sociedades altamente apalancadas - aquellas cuya deuda/ganancias excede x5 - se situó en el 37 por ciento en 2017, comparado con el 32 por ciento en 2007, antes de la crisis financiera global. Durante 2011-2017, la deuda corporativa no financiera mundial creció en 15 puntos porcentuales hasta el 96 por ciento del PIB.

La caída de la bolsa me dice dos cosas. En primer lugar, que la economía de Estados Unidos, siendo la economía capitalista más grande y más importante, es la que arrastra a las demás. No es Europa, ni Japón, ni China donde se desencadenará una nueva crisis mundial, sino los EEUU. En segundo lugar, esta vez la recesión no estallará por una crisis inmobiliaria o una crisis bancaria, sino por una crisis del sector de sociedades no financieras. Comenzarán las quiebras y las bancarrotas en la medida en que las empresas capitalistas más débiles tengan dificultades para cumplir con sus cargas crediticias y se producirá una reacción en cadena.



(*) Michael Roberts: Es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajador 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession. 
 
 
Traducción: G. Buster

miércoles, 14 de febrero de 2018

David Harvey: “Estamos viviendo en el mundo de la esclavitud de la deuda”


Por: Jeremy Scahill

El geógrafo David Harvey analiza en la primera entrega de esta entrevista la situación actual de Estados Unidos y la relación económica de su país con el resto del mundo a través del crédito y la financiarización de la economía.

Durante el año pasado, todos experimentamos una especie de intenso vértigo político. Parte de esto se debe, claro, al hecho de que Donald Trump es presidente y de que constantemente encadena su último escándalo con uno nuevo, justo cuando empezamos a discutir el anterior.

Cuando estamos huyendo constantemente, es muy difícil hacer balance de dónde estamos y dónde hemos estado. Poder tener una buena visión de conjunto se convierte en un lujo, que nadie parece poderse permitir. Y eso tendrá serias consecuencias. Nuestros cerebros están siendo alterados, la forma en que procesamos noticias e información, nuestras ideas sobre lo que constituye resistencia y tiranía.

Ya vivimos en una sociedad que no estudia su propia historia —su historia pura y dura —y a menudo los acontecimientos actuales se analizan en un vacío, que casi nunca incluye el contexto o la historia necesaria para comprender lo que es nuevo, lo que es viejo y cómo llegamos a donde estamos.

Nos distanciamos de nuestra propia realidad y de nuestro propio trabajo.

Mientras Trump celebra su primer año en el cargo y las manifestaciones se enfrentan a un año de su mandato, el destacado académico marxista David Harvey fue entrevistado en Intercepted.

Harvey es uno de los principales pensadores marxistas del mundo y una de las principales autoridades en El Capital de Marx, que cumplió 150 años a finales del año pasado. Harvey es un distinguido profesor de Antropología y Geografía en la City University of New York y es pionero en la disciplina de geografía moderna. Harvey acaba de publicar un nuevo libro llamado Marx, el capital y la locura de la razón económica.

Comencemos por ver dónde estamos ahora mismo en este país, con Donald Trump en el poder y esas múltiples investigaciones en el Congreso y con el fiscal especial investigando la conspiración rusa. Quiero hablar sobre algo de esto contigo. Pero primero, tengo curiosidad después de haber leído tu libro, ¿cómo llegamos a Trump? Y te lo pregunto por tu vasta investigación histórica y sobre Marx y la economía y la geografía. ¿Cuáles apuntarías como los factores que llevaron a que Trump alcanzara el poder y resida en la Casa Blanca?

Si tuviera que simplificarlo, sería una palabra: alienación. Tienes una población cada vez más alienada. Está alienada del proceso de trabajo porque no hay trabajos con sentido a su alrededor. Se les ha prometido una especie de cornucopia del consumismo y se encuentran con muchos productos que realmente no funcionan, se ven obligados a renovar su teléfono cada dos años. Los encuentras teniendo que vivir un estilo de vida, que es, ya sabes, que están desilusionados. Y claro, están desilusionados con el proceso político; se dan cuenta de que es el gran capital el lo que lo compra. Están desilusionados en muchos sentidos y no sólo es en este país. Y empiezas a ver una vasta área de población desilusionada que está alienada de todo.

Ahora bien, las poblaciones alienadas no se comportan necesariamente de la forma que probablemente tendría sentido para alguien como yo. No se van a la izquierda, por ejemplo, sólo dicen algo así como: "Dame algo que parezca diferente". Y creo que cuando Trump apareció y dijo: "Voy a ser vuestra voz", él en realidad, sabes, ‘trumpeó’ [la palabratrump es polisémica en inglés, significa tanto triunfo como invento, N. del Ed] completamente, si puedo usar ese término, a Hillary Clinton.

Y pienso lo mismo sobre la votación sobre el Brexit en Gran Bretaña, donde las áreas metropolitanas están yendo bien, pero te encontrarás poblaciones alienadas en esas pequeñas poblaciones, donde la base económica de la vida acaba de desaparecer. Y lo encontrarás en la India. Así que te encuentras con este tipo de brote real de gente de derechas, populista y neo-fascista que están apareciendo y diciendo:"Escúcheme. Escúcheme. Yo tengo una respuesta diferente a todo este tipo de preguntas." Y creo que ese tipo de cosas está sucediendo no sólo en este país, sino también en otros lugares.

¿Crees que Trump tiene alguna ideología, basándonos en las acciones que ha realizado oficialmente como presidente o en las ideas que presenta cuando habla o tuitea?

Creo que tiene algunas ideas, estén o no reunidas en una ideología; por ejemplo, una de sus ideas es desmantelar todo lo que hizo Obama. Eso es casi instintivo de su parte: ir completamente en la dirección contraria. Así que tiene ideas.

¿Una ideología? No creo que tenga una ideología clara. Pero ciertamente tiene un personaje que, ya sabes, se trata de mí, mí, mí y el narcisismo es obvio. Pero creo que este es el clásico tipo de situación de los líderes populistas.

¿Puedes identificar algún análogo histórico a este momento en los Estados Unidos con Trump?

Creo que hasta cierto punto, si regresaras, probablemente a la década de 1920, te encontrarías con que a los ricos les estaba yendo extremadamente bien, pero había una clara especie de desilusión con lo que estaba sucediendo en el país y eso, claro, precedió a lo que sucedió en la década de 1930. Así que creo que siempre ha habido cierta inestabilidad en los Estados Unidos.

A todo el mundo le gusta hablar aquí sobre la tradición de la democracia, pero si miras lo que pasó —el macarthismo, y luego la caza de brujas en la década de 1920 contra los anarquistas, etc— verás que en la historia de los Estados Unidos hay algunos movimientos populistas de derechas bastante desagradables.

La situación de las personas no ha mejorado, y casi ninguno de los beneficios de las pequeñas recuperaciones desde 2007-2008 ha ido a nadie más que al uno por ciento más rico

Parte de la razón por la que pregunto es que creo que si ves las noticias por cable ahora mismo, lo que no le recomiendo que haga, y escucha a los expertos, particularmente a los demócratas o autodefinidos como progresistas, pensarías que Trump ya es algo así como uno de los mayores monstruos de la historia. Sin embargo, George W. Bush y Dick Cheney mataron, dando una cifra conservadora, a más de un millón de personas en sus guerras.


Cierto. Cierto.

Tenían esencialmente las mismas ideas económicas que Trump. Tal vez eran un poco mejores enmascarando su racismo o su intolerancia. ¿Pero es Trump realmente el monstruo que su retrato muestra en relación a anteriores presidentes, tanto demócratas como republicanos?

Oh, no en absoluto. Creo que una de las cosas que ha sucedido es que ha habido un retroceso, si quieres. Pero si uno vuelve atrás y mira la forma en que se trataba a las mujeres en los años sesenta, vuelve atrás y ve cómo se veía la raza en los sesenta, no diría que esa era en absoluto una sociedad hermosa. A pesar de que la economía iba bastante bien y a un sector privilegiado de la clase trabajadora le estaba yendo muy bien. Pero eso ocurre de alguna forma cuando se mira la situación actual; creo que es mucho más progresista de lo que era entonces. Así que no creo que Trump esté haciendo algo que no esté en las raíces de la historia estadounidense.

Trump tiene múltiples mantras que repite y su favorito al hablar de sus éxitos es que el mercado de valores sigue batiendo récords. Lo que nunca menciona es que la gran mayoría de los trabajadores en este país no tienen pensión. ¿Qué está pasando ahora mismo en Wall Street y con el mercado bursátil? Quiero decir, claramente está batiendo récords. Trump tiene toda la razón. El Dow está por encima de 25.000. Es una locura si lo piensas. ¿Qué está pasando en Wall Street? [Nota: la entrevista fue hecha antes de la caída del Dow Jones del martes 6 de febrero]
 
Lo que me parece es que, desde los problemas de 2007 y 2008, lo que hemos visto es esencialmente a los bancos centrales sumándose a la oferta monetaria. Y el dinero tiene que ir a algún lado. Y sobre todo va a la Bolsa y, por supuesto, ese dinero va a los bolsillos del uno por ciento más rico. Por lo tanto, si realmente observamos los índices de desigualdad desde 2007-2008, han aumentado notablemente, no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo.

Así que, en cierto modo, lo que has hecho es tropezar con dificultades en 2007-2008, y responder arrojándole dinero, lo que fue genial para la Bolsa y el resto. Pero, como sabemos, los ingresos de la gente común y corriente no han mejorado en absoluto, la situación de las personas no ha mejorado, y casi ninguno de los beneficios de las pequeñas recuperaciones desde 2007-2008 ha ido a nadie más que al uno por ciento más rico. Y esa es, creo yo, la solución de titulares de bonos al problema económico.

El último recorte de impuestos fue en realidad un decreto de los titulares de bonos. Ellos han controlado, en realidad, todo tipo de políticas económicas desde los años setenta. Así que no es sólo George Bush y demás. Me refiero al famoso momento en el que Clinton apareció y dijo: "¿Puedo hacer esto o puedo hacer aquello?". Y Rubin, de Goldman Sachs, dice: "No puedes hacer aquello". Básicamente tienes que hacer lo que te digan los titulares de bonos. Y Clinton, que llegó prometiendo una asistencia sanitaria universal, nos dio el NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte, por sus siglas en inglés), la reforma del sistema de bienestar, nos dio la derogación de [la ley] Glass-Steagall, y todo lo demás, y en realidad estableció el tipo de financiación para la vivienda que produjo el colapso en 2007-2008.

El Papa habla de la usura. Como usted sabe la Bolsa es en su totalidad una institución de la usura. Y usted escribe en su libro: "La formación y circulación del capital financiero es, en efecto, la circulación del anti-valor". Explique lo que quiere decir con eso.

Quiero decir que, básicamente, la deuda es un reclamo sobre trabajo futuro, y cuando la gente está endeudada tiene que trabajar para pagar sus deudas. Y ahora mismo lo vemos con los estudiantes, por ejemplo. Muchos de ellos terminan, tienen una deuda enorme —en cierto modo su futuro está embargado— tienen que pagar esa deuda antes de que realmente puedan tener una vida.

Y eso es extremadamente, extremadamente difícil. Por eso lo llamo anti-valor, porque no es como si la gente tuviese derecho al valor que va a crear. De hecho tienen que crear valor para pagar la deuda. Así que para ellos la vida que están viviendo es una vida negativa, en vez de una vida positiva.

Y, sabes, es gracioso. Creo que la gente lo entiende. Hace sólo dos días estuve en una cafetería en Baltimore, que es uno de los lugares que solía frecuentar, y, ya sabes, unas cuantas personas están por ahí hablando, y ahí hay una pareja y pues todo el mundo está hablando. No están haciendo ese tipo de cosas con sus móviles. De hecho están hablando, lo cual es una de las cosas bonitas de Baltimore, que la gente todavía habla entre sí.

Así que de repente, —tienen unos 50 años quizás— él tipo dice: "Me siento totalmente engañado". Dijo: "Realmente creí en el sueño americano de tener una casa, un niño, un coche y todo eso". Y dice: "Aquí estoy, 50 años", dice, "y todo lo que soy depende de mi endeudamiento hasta las cejas". Y dijo: "Me siento de verdad como si me hubieran vendido la moto". Y siguió así. Y yo tenía ganas de decir: "Oh, quieres decir, como la esclavitud de la deuda, ¡como sobre lo que escribo yo!". Pero no me atreví a hacerlo.

La desindustrialización del sector fabril fue algo grande. Ahora estamos viendo que ocurre lo mismo en el comercio minorista y el marketing. Lo estamos viendo con Wal-Mart. Lo estamos viendo con Amazon.

Si alguien llegara aquí desde un universo diferente y te preguntara: "¿En qué se basan los salarios que se pagan a los trabajadores, o el dinero que existe en el mercado de valores, o el dinero que cambia de manos desde nosotros, la gente, a compañías como Amazon? ¿Cuál es el valor real de ese dólar en nuestra economía actual?" ¿qué le dirías?

El dólar debería valer lo que sea que comprara, que son las mercancías que la gente quiere, y lo que queremos son mercancías útiles. Y el problema es que el capitalismo es muy bueno fabricando mercancías que no funcionan o que se rompen o que sólo duran dos años. Quiero decir que, a menudo uso este ejemplo: estoy usando los cuchillos y tenedores de mi abuela. Si el capital produjese cosas que duraran cien años, ¿qué haría? En vez de eso produce teléfonos en los que tienes que conseguir el último, el siguiente sale y tienes que cambiarlo cada uno o dos años. De hecho, los ordenadores no funcionan si tienen más de tres o cuatro años.

Así que los capitalistas aprenden a jugar este juego de tener una rotación instantánea del consumo porque esa es la única manera de sostener su mercado.
Bueno, gasolina y coches. No hay absolutamente ninguna razón por la que tengamos que tener vehículos en la carretera que están llegando a 14 millas por galón.

Uno querría pensar que el capitalismo es un sistema racional, pero no lo es. Es irracional, introduce estas irracionalidades porque es la única manera de continuar reproduciéndose a sí mismo. Y creo que, una vez más, la gente está empezando a ver que esto no es exactamente la buena vida que pensaban que podrían tener en algún momento, particularmente para la masa de la población que ahora está endeudada y que tiene que pagar esa deuda, ya sea la deuda de la tarjeta de crédito, o la deuda hipotecaria, o la deuda de consumo, o la deuda del coche, etcétera.

Estamos viviendo en el mundo de la esclavitud de la deuda, en el que el futuro de la mayoría de la población está de hecho embargado, por la forma en que el capital les envuelve. Este tipo de asunto sobre la buena vida es: pida dinero prestado y entonces todo estará bien.

¿Qué pasa con el papel de Amazon, Google, Facebook en nuestras vidas? Quiero decir, ¿es esto algo nuevo en la evolución o involución del capitalismo?

No creo que sea nuevo. Lo miro históricamente. Pasamos por esto a partir de los años 70, con lo que llamamos desindustrialización: la pérdida de empleos industriales y la pérdida de empleos manufactureros. Cuando fui a Baltimore en 1969, había unas 27.000 o 30.000 personas empleadas en la planta de acero. En 1990 hay unas 2.000 personas empleadas en la planta siderúrgica. Y ahora no hay planta de acero. Así que perdimos puestos de trabajo en la industria poco a poco y el resultado fue que todo se perdió.

Así que la desindustrialización del sector fabril fue algo grande. Ahora estamos viendo que ocurre lo mismo en el comercio minorista y el marketing. Lo estamos viendo con Wal-Mart. Lo estamos viendo con Amazon. Lo estamos viendo a través de la compra por internet. Y creo que el último informe de empleo fue muy interesante porque había una pérdida de, no sé cuánto era, 20.000 puestos de trabajo en el sector minorista. Vamos a ver que ocurre en el sector minorista lo mismo que ocurrió en el sector industrial.

Eso es lo asombroso, que el capital corporativo no parece ser capaz de sobrevivir actualmente sin los subsidios del sector público.

Entonces, la pregunta es, ¿qué tipo de trabajos va a haber en cualquier parte? Y esos lugares que sí tienen puestos de trabajo van a hacer lo que hace Amazon. En realidad no estás haciendo nada significativo. Sólo estás haciendo trabajo manual, empaquetando cosas y enviándolas. Este es un trabajo sin sentido. Esto es a lo que me refiero con trabajo alienante. Me refiero a imaginarte que podrías pasar el resto del tiempo en una línea de fabricación sólo empaquetando productos y enviándolos, quiero decir, ¿qué clase de trabajo es ese?

Hay una transformación real en los procesos de trabajo, que creo que va a tener un gran impacto real en la economía estadounidense. El ejemplo de la desindustrialización y lo que sucedió en las comunidades industriales va a afectar ahora a los grandes centros de consumo que dependen del comercio minorista.

Se ha convertido en una parte asumida y aceptada de la política estadounidense que tanto demócratas como republicanos son evangelistas de la idea de que el libre mercado es la solución a una amplia gama de problemas. ¿Cuál es tu crítica o problema con la idea de que la competencia va a ofrecer no sólo a los consumidores, sino a los estados nacionales, un producto de mayor calidad?

Bueno, hay dos niveles de respuesta a eso. En primer lugar, me gustaría decir: "¿qué competencia?" Tenemos un enorme monopolio. Lo veo en la energía, mira las farmacéuticas, mira en todas partes y en realidad hay mucho monopolio alrededor. Por lo tanto, la competencia es una especie de falsa competencia en muchos sentidos.

Y, a nivel internacional, claro, hay algún tipo de competencia entre los distintos Estados, pero fíjese en lo que pasa. Básicamente lo que se supone que debes hacer es crear un buen ambiente de negocios. Eso es lo que el Estado supuestamente debe hacer. Y cuanto mejor sea el ambiente de negocios, más capital atraerá. Así que eso significa impuestos más bajos —una vez más, el último proyecto fiscal tenía mucho que ver con mejorar los Estados Unidos como entorno empresarial— así que tienes que darle dinero a las corporaciones. Y eso es lo asombroso, que el capital corporativo no parece ser capaz de sobrevivir actualmente sin los subsidios del sector público.

Tenemos que organizar algo muy diferente y alternativo en la izquierda, en lugar de tener, lo que yo llamo, en cierto modo, el partido de Wall Street gobernando en ambos partidos, uno de los cuales está más loco que el otro
Así que, en efecto, el sector público está permanentemente apoyando a las grandes corporaciones y éstas no están compitiendo realmente. Simplemente están usando su poder monopolístico para reunir gran cantidad de riqueza en pocas manos.

Hubo un debate bastante feroz dentro de la izquierda en Estados Unidos sobre las elecciones de 2016. Y creo que una parte muy significativa, incluso de izquierdistas, en última instancia se taparon la nariz y votaron a Hillary Clinton como forma de votar en contra de Donald Trump. Y Noam Chomsky también ha declarado que la única respuesta sensata a las elecciones dadas en 2016 fue, por supuesto, votar por Hillary Clinton para prevenir el mal mayor de Donald Trump. ¿Dónde te posicionas en estas cuestiones cuando se trata de política electoral?

Me posiciono en que tenemos que organizar algo muy diferente y alternativo en la izquierda, en lugar de tener, lo que yo llamo, en cierto modo, el partido de Wall Street gobernando en ambos partidos, uno de los cuales está más loco que el otro. El tipo de asuntos que me preocupan sobre Trump es lo que está haciendo con el medio ambiente, lo que podría hacer con la guerra nuclear, todo ese tipo de asuntos. Me refiero a que es totalmente irracional sobre algunos de estos asuntos.

Así que, sí, preferiría tener a Hillary, pero no quiero estar en una situación en la que la única respuesta a alguien como Trump sea Hillary, porque me parece volver a todos esos problemas que tuvimos con la primera administración Clinton, que fue el comienzo del proceso de venta del gobierno de Estados Unidos a los titulares de bonos y a Wall Street.

Tenemos que encontrar algo que sea un partido no-Wall Street. Y eso tiene que ser populista de base. Pero creo que también se debe tratar de revitalizar el poder sindical. Y se tiene que revitalizar el poder de la comunidad, y tiene que participar muchas de las organizaciones que actualmente están tratando de hacer frente a la situación.

Los socialdemócratas tienen un largo historial de ser bastante belicistas con todo tipo de asuntos y de creer en cosas como el humanismo militar y ese tipo de cuestiones

En este país es un gran problema la asistencia social a través de las ONG. Creo que las ONG son un problema. No son una solución a los problemas. Necesitamos tener un movimiento de izquierda real, sólido y bueno. Empezamos a ver elementos de esto cristalizarse en torno a Bernie Sanders y similares. Pero creo que tenemos que ir más allá de eso, y por eso es tan importante empezar a tener un análisis alternativo al que generalmente estamos expuestos en las noticias por cable y todo el resto.

Bernie Sanders se identifica a sí mismo como un socialista democrático, sin embargo, en su historial electoral podemos ver que apoyó el cambio de régimen en Iraq. Dijo que continuaría con el programa de asesinatos de drones tal como existía bajo Obama. Votó por políticas económicas neoliberales en el pasado. ¿Cómo qué tipo de socialista describirías a Berni Sanders? Quiero decir, ¿es un marxista desde tu punto de vista?

No, no, no es marxista en absoluto. Es, como dice, una especie de socialdemócrata. Pero los socialdemócratas tienen un largo historial de ser bastante belicistas con todo tipo de asuntos y de creer en cosas como el humanismo militar y ese tipo de cuestiones. Por lo tanto, la historia de la socialdemocracia está un poco manchada por todo eso. Y por eso creo que tiene que haber un verdadero movimiento socialista de izquierda.
En cuanto se puso a hablar más con los millennials, Sanders empezó a cambiar su discurso de la socialdemocracia a una línea más socialista. A hablar de un sistema de salud universal y del acceso gratuito a la enseñanza superior. Vemos surgir lo mismo en Gran Bretaña, con Jeremy Corbyn empezando a hablar más en términos de esas visiones socialistas tradicionales que de una alternativa socialdemócrata.

¿Cuál es su evaluación del estado actual del Partido Demócrata?

Creo que aún está controlada por lo que yo llamaría el partido de los elementos de Wall Street. Alguien como Chuck Schumer, por ejemplo, ha recaudado más dinero de Wall Street que casi nadie en el Congreso. Aunque retóricamente puede decir ciertas cosas, creo que es parte de eso, y Nancy Pelosi también. El liderazgo en la estructura de poder dentro del Partido Demócrata es, en cierta medida, antagónico a un verdadero impulso socialista. Lo que me pone nervioso es que simplemente tendrán que decir: "Bueno, somos la alternativa al loco de Trump". Y llegarán al poder. Pero eso no va a suponer ninguna diferencia real. Como lo veo yo, en realidad, va a exacerbar los problemas.

Tiene que haber alguna alianza entre el tipo de movimiento sindicalista tradicional y los movimientos activistas comunitarios y movimientos ambientales y similares.

No los veo asumiendo temas de tipo, digamos, deuda estudiantil y no los veo aceptando el sistema universal de salud y ese tipo de temas en absoluto.

Hablas de la necesidad de construir un movimiento socialista de izquierda en los Estados Unidos. Han tenido un aumento en las filas de los Socialistas Democráticos de América, muchos jóvenes se han unido a él. ¿El propósito principal sería competir en el sistema electoral o está hablando de un movimiento más orientado a los trabajadores que no esté abrumadoramente interesado en la política electoral?

Como probablemente sabrás, no suscribo una visión muy obrerista de estas cosas. Pienso que tiene que haber alguna alianza entre el tipo de movimiento sindicalista tradicional y los movimientos activistas comunitarios y movimientos ambientales y similares, y que construir alianzas entre diferentes grupos es terriblemente importante. Hay que reconocer la importancia del movimiento Black Lives Matter y algunos de los movimientos de género que están alrededor, creo que son elementos muy significativos que necesitan ser puestos juntos en una especie de coalición.

Personalmente creo que los Millennials, si se quiere llamarlos así, la generación más joven, está mucho más abierta a discutir estas cuestiones, que cualquiera que tenga más de 30- 35 años. A veces le digo a mi hija: "Una de las cosas que deberías hacer, para ser muy progresista, es impedir que mi generación vote", porque, en general, somos muy reaccionarios.

¿Dónde pondrías el límite de edad para votar? ¿A qué edad ya no votas más? Por cierto, lo apoyo para conducir. Debería haber un límite máximo de edad para conducir.

Sí, bueno, probablemente ya lo he superado. Por lo tanto, personalmente no me voy a beneficiar de ello.

No sé exactamente qué edad es. Pero me parece que hay un grupo en el poder, en la academia, por ejemplo, los académicos que tienen entre 40 y 60 años los que tienen el poder ahora mismo, y son un verdadero problema. Creo que han aceptado el mantra neoliberal y tienen actitudes neoliberales. Es la gente menor de esa edad la que empieza a hacer grandes preguntas.

Me alegro de que hayas sacado a relucir las ideas neoliberales. El término neoliberal se está utilizando tanto actualmente por gente que creo no tienen literalmente la menor idea de lo que es la política económica neoliberal o en general el neoliberalismo. Creo que sería fantástico: darle a la gente una definición. ¿Qué significa neoliberalismo?

Considero que es un proyecto político, que se originó en los años 70 con la Mesa de Negocios (Business Roundtable) y los Rockefeller y todos los demás, que consiste en reorganizar la economía de tal forma que se restaure el poder de una debilitada clase capitalista. La clase capitalista tenía dificultades a finales de la década de 1960 y principios de la de 1970, porque el movimiento de los trabajadores era bastante fuerte, había muchos activistas comunitarios, los ecologistas, estaban surgiendo todos esos asuntos de reforma, la formación de la Agencia de Protección Ambiental y todo ese tipo de cosas. Así que decidieron, a través de la Mesa de Negocios, que irían realmente a tratar de recuperar y acumular el máximo poder económico que pudiesen.

Y eso tenía una serie de elementos, como que, por ejemplo, si se enfrentaba a una situación de rescate de las personas o de rescate de los bancos, se rescatará a los bancos y se dejaría al pueblo que luchara por salir adelante. Siempre que hubiese un conflicto entre el capital y el bienestar de la gente, se escogería al capital. Esa era la forma simple del proyecto, los elementos de eso, que, ya sabe, Reagan puso en marcha y Thatcher puso en marcha y eso es básicamente de lo que se ha tratado. Era un proyecto político.

Ahora algunas personas dicen que sólo es una idea sobre el mercado libre.

Bueno, sí, un mercado libre para algunos. Responsabilidad individual, sí. Una redefinición de ciudadanía tal que un buen ciudadano es un ciudadano sin necesidades. De tal forma que cualquier ciudadano necesitado es una mala persona. No sé si has visto la película Yo, Daniel Blake. Es un muy buen ejemplo. Es un ejemplo aterrador de cómo los servicios sociales se ponen en marcha para castigar a las personas y no para ayudarlas realmente.

La austeridad no es para el capital, en absoluto para las instituciones financieras, y no es para el uno por ciento más rico. Así que la austeridad se refiere a los programas sociales.

Lo que yo considero a menudo como uno de los aspectos más visibles de la política económica neoliberal es la idea de medidas de austeridad que se imponen a las economías de los países del sur, pero también al caso de Grecia, por ejemplo. La primera demanda de los acreedores, si te fuesen a conceder un préstamo, es el fin de tus programas sociales y el dinero que se gastaría en ellos pasaría a ser destinado al pago del principal o del interés del dinero que generosamente se te ha prestado.

Es la esclavitud de la deuda de nuevo. Se organiza la esclavitud de la deuda de tal manera que aprisione a la gente y tengan que pagar. Pero, no se le quita el dinero a los titulares de bonos. Quiero decir, en el caso de Grecia, por ejemplo, no es que alguien fuera tras los bancos franceses y alemanes que prestaban todo ese dinero a Grecia. Básicamente socializaron su deuda, la entregaron al FMI y al Fondo Europeo de Estabilidad y a todo el resto, y luego obligaron a los griegos a pagar.


En realidad, si los bancos han cometido un error de evaluación, deberían pagar. Pero no lo hicieron, y este es el principio neoliberal en acción. 

Tiende a no gustarme el término austeridad, empezó porque la austeridad… Estoy usando el término que ellos usan.

Sí, lo usan. Pero la austeridad se usa para las políticas que se aplican a la población. La austeridad no es para el capital, en absoluto para las instituciones financieras, y no es para el uno por ciento más rico. Así que la austeridad se refiere a los programas sociales. Y, de hecho, el Estado ha estado profundamente envuelto en el subsidio al capital durante los últimos diez o quince años. Esto otra vez, es parte del tipo de mezcla neoliberal. Predica el libre mercado, pero sobre todo para la ideología, como he dicho antes, hay una tremenda cantidad de poder monopolístico en este sistema de mercado supuestamente libre.

A menudo he pensado que, al menos en parte, la situación que hemos visto desarrollarse en Grecia es muy similar de alguna forma a lo que ocurrió en la crisis financiera de Estados Unidos en 2007- 2008. Había prestamistas que sabían que la gente a la que le estaban dando el dinero no iba a poder pagar sus mensualidades, por no mencionar siquiera hacer los pagos del préstamo principal. Y en Grecia era lo mismo.

Esos alemanes, y en menor medida otras instituciones financieras europeas, sabían que el dinero que daban o que prestaban a Grecia no iba a ser reembolsado y que, en última instancia, llegaría a un punto crítico. Entonces, ¿por qué estas instituciones —por qué los bancos alemanes o las instituciones financieras estadounidenses— en qué les beneficia poner dinero en Grecia o en otros países, sabiendo que no se va a devolver?

Porque saben que se lo devolverán.

¿Quién?

El Estado. De hecho, el Estado alemán lo hará. Pero lo hará apoyándose en los griegos y reduciendo su nivel de vida. Esto ha estado sucediendo desde hace mucho, mucho tiempo.

Quiero decir, mira el caso de México en 1982, no podía pagar su deuda. El Fondo Monetario Internacional dijo: "Vale, les ayudaremos, pero tienen que hacer esto, esto y esto". Y de hecho redujeron el nivel de vida de la población mexicana en un 25% en los siguientes cinco años. Eso fue lo que ayudó a pagar la deuda.

Bien, de eso se trata la austeridad. Y, de hecho, el FMI ha administrado la austeridad haciendo ese tipo de cosas en todas partes.

De tal forma que los bancos nunca se lastiman y esto se remonta a la crisis fiscal de Nueva York en 1975, cuando se tomó la decisión de rescatar a los bancos o hacer pagar a los ciudadanos de la ciudad de Nueva York. Así pues, los ciudadanos de de Nueva York pagaron y los bancos no pagaron nada del costo de lo que habían hecho. De eso se trata el orden neoliberal. Y lo llaman un riesgo moral, por cierto, lo que significa que no vas a ser realmente atrapado por ninguna mala decisión que tomes.

Cuando los políticos, principalmente los republicanos, pero también los demócratas, dicen "Oh, necesitamos reducir nuestra deuda y equilibrar nuestra chequera en este país". ¿Cuáles son esas políticas, cuando tienes a políticos haciendo campaña basándose en parte sobre la idea de que van a reducir la deuda o a eliminar la deuda del gobierno federal de Estados Unidos? ¿De qué están hablando realmente?

Bueno, eso es una especie de bate de béisbol que se lleva periódicamente a la política. Recuerda a Dick Cheney diciendo que: "Ronald Reagan nos enseñó que la deuda no importa". Porque Reagan se endeudó como un loco, principalmente en el lado militar y Bush también se endeudó.

Luego los republicanos cambiaron, cuando Obama apareció y dijo: "Tenemos que hacer algo respecto a la deuda". Y esto se vuelve la excusa para impedir que cualquier programa fuese aprobado. Y ahora vemos que los republicanos vuelven al poder, ¿y qué hacen? Aumentan la deuda en un trillón y medio de dólares o algo así.

No creo que haya una cuestión real aquí, es simplemente una excusa política para abordar la retórica sobre el endeudamiento y nosotros tenemos que lidiar con la deuda de nuestros hijos, pero después, claro, le dan la vuelta. Es una herramienta política, que usas de esta particular manera, en un momento histórico concreto.

¿A quién le pertenece la deuda estadounidense?

Oh, esto es interesante. Por supuesto que China es propietaria de una gran parte y Rusia posee bastante. Japón también.

De hecho, hay una historia muy interesante sobre eso, si te interesa conocerla, en medio de la crisis cuando Fannie Mae, Freddie Mac y AIG se estaban como debilitando, los rusos fueron a los chinos y les dijeron: "Vendamos toda nuestra deuda en esas instituciones y eso acabará con la economía de Estados Unidos". Y lo habrían conseguido porque en realidad los titulares de la deuda de esas instituciones eran principalmente China y Rusia. China se negó, por una sencilla razón. No querían que la economía estadounidense se desplomase porque es un principal mercado de consumo. Pero si Rusia y China hubieran decidido en ese momento vender todas sus participaciones en Fannie Mae, Freddie Mac y AIG, la economía estadounidense se hubiese desplomado.

¿Hay algo en China que aún, o alguna vez, seguirías describiendo como de naturaleza comunista?

Creo que la situación china es muy complicada.

Por supuesto.

Por ejemplo, Xi ha decidido que va a eliminar la pobreza rural en dos años. Y es un programa masivo, masivo el que se está llevando a cabo en China ahora mismo. Cuando los chinos deciden hacer algo así, lo hacen de verdad. Quiero decir, cuando decidieron construir una red ferroviaria de alta velocidad, en 2007 tenían cero millas. Ahora tienen 15.000 o 20.000 millas, tiraron para adelante y lo hicieron.


Para ser justos, sabe que hay muy poca regulación en China para este tipo de proyectos de construcción.

Sí, no hay regulación. No hay derechos de propiedad privada en tu camino. Puedes hacer lo que quieras. Es dictatorial en ese sentido. Así que no digo que sea un buen sistema. Pero es interesante que Xi haya decidido erradicar la pobreza rural en dos años. Y ahora, la gente puede seguir con eso en Occidente.

Pero no lo veo, quiero decir, ¿podemos imaginar un programa en este país, que dijese que iba a erradicar la falta de vivienda en dos años? Yo no lo veo. Todo el mundo habla de viviendas asequibles, algo hay que hacer. Pero no se hace nada realmente. Xi va a hacerlo. Esa es la diferencia que hay.

Hay algunas cosas muy positivas que salen de China, así como todo lo negativo que, por supuesto, escuchamos todo el tiempo: la falta de libertad de elección; el poder del partido se está utilizando en ciertos sentidos, y la gente hablará de todo ese tipo de cosas en Occidente. Pero lo que no estamos viendo es la fenomenal transformación que está ocurriendo económicamente, y en términos del estilo de vida de la gente. Quiero decir, si le dijeses a la gente: "¿Quieres volver al tipo de mundo que había allí, por ejemplo, en 1978, o algo así?" La respuesta sería "desde luego que no". Mucha gente allí tiene una vida mucho mejor que en aquel entonces.

China es un asunto al que deberíamos mirar con ojo crítico. Pero, sin embargo, no ese tipo de sermones, oh, no es que no haya preocupación por los derechos humanos. Como si de alguna una forma u otra hubiera una gran preocupación en el terreno de los derechos humanos en este país.

domingo, 28 de enero de 2018

10 IDEAS PARA RECUPERAR EL SALARIO DE LOS TRABAJADORES:




  Por: Oscar Javier Forero
En los últimos dos años se han decretado 12 incrementos salariales, esto denota un esfuerzo por parte del ejecutivo nacional para con los asalariados, pero también denota una incesante y cruenta inflación que arropa cualquier aumento en el ingreso de los trabajadores.
La inflación venezolana, además de ser altamente especulativa, tiende a alterarse por diversos factores: El incremento del dólar paralelo como si la totalidad de la economía dependiera del dólar, un aumento en el IVA, la caída arbitraria del bolívar con relación al peso colombiano, el aumento de la gasolina (por muy pírrico que sea dicho ajuste), el aumento de los servicios, el exceso de liquidez pero también la escasez de efectivo, las compras nerviosas sobre todo si son de productos de primera necesidad y, por supuesto, los incrementos salariales.
Lo extraño de todo ello es que cuando el dólar paralelo retrocede, el IVA disminuye (como ocurrió en 2008), la relación bolívar/peso mejora, la gasolina prácticamente se regala, los servicios no aumentan y el valor de los alimentos en el mercado internacional caen, igual se incrementan los precios tal como si todo estuviera al alza.
En el caso del salario hay una falsa premisa-mito aceptada por trabajadores, políticos, periodistas, empresarios y demás: Si el salario mínimo se incrementa un 50%, todos los productos, bienes y servicios tienen que aumentar “inmediatamente” 50%, para cubrir el incremento salarial, como si los costos de producción no tuvieran costos fijos y costos variables y como si la nómina fuera el único gasto que tienen las empresas. Sin embargo no me detendré allí.
La brecha entre salario real y salario nominal se incrementa de manera dramática, para muchos resulta más rentable quedarse en sus casas que acudir a trabajar, el sólo hecho de gastar más de ¾ partes de su salario en transporte, cada vez más caótico, dan fe de ello. Muchos de los que por compromiso o deber deciden acudir a sus espacios apenas medio se alimentan, esperanzados en que dentro de poco esta situación comenzará a mejorar, no obstante, cada vez que se anuncia un nuevo salario, la esperanza rápidamente es absorbida con la misma velocidad que se diluye el aumento.
La realidad, nos guste o no, nos dice que los aumentos salariales que decreta el Ejecutivo son insignificantes para la velocidad con que aumenta la inflación: Mientras que ésta sube a duras penas las escaleras la inflación lo hace en ascensor. La compleja situación económica, la dramática indefensión de los asalariados ante la voracidad del mercado y la muy posible semiparalización por el ausentismo laboral en masa, obligan a idear nuevas estrategias que vayan más allá de la tradicional y muy estropeada política de aumento de sueldos. Por ello, y en aras de contribuir a recuperar, progresivamente, el salario de los trabajadores y trabajadoras, me remito a proponer una serie de ideas para el debate:
1.- Efectuar incrementos especiales para sectores estratégicos: Para burlar la ola especulativa que se genera una vez se anuncia un nuevo salario, el ejecutivo debería fragmentar los incrementos por Ministerios, comenzando por generar alzas significativas (superiores el 250%) en los sectores que considere estratégicos como los trabajadores de la salud y la educación, por solo mencionar dos casos. 
 
2.- Eliminar el salario mínimo: Países como Dinamarca, Alemania, Italia, Austria, Finlandia, Suecia y Noruega no cuentan con la figura de salario mínimo, no obstante el ingreso medio de los trabajadores es más elevado que el resto de los asalariados de la Unión Europea. La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) podría derogar temporal o totalmente esta norma y liberar los sueldos. Esto generaría mayor competencia para los empleadores al momento de contratar y mejores sueldos.
3.- Aprobar bonos especiales para los trabajadores públicos: A través de figuras como el Carnet de la Patria, el Ejecutivo podría aprobar bonos especiales para los trabajadores de la administración pública. De igual forma podría aprobar bonos especiales de transporte o de alimentación que dignifiquen un poco la vida de los funcionarios públicos.
4.- Garantizar que a cada trabajador le llegue una caja con alimentos CLAP mensual: El Gobierno Nacional podría garantizar la dotación mensual gratuita de una caja especial CLAP para los trabajadores de la administración pública. Lo mismo podría hacer con los pensionados, en las escuelas y liceos podría garantizar planes concretos de alimentación escolar, así como en hospitales. Quienes juegan a la intervención militar se escudan en el “corredor humanitario”, nosotros soberanamente podemos hacer un verdadero corredor humanitario que lleve alimentos y no balas como se quiere. Dejar de otorgar dólares preferenciales y jugosos créditos a empresas de maletín, pillos y maleantes, es elemental para ello.
5.- Pagar utilidades, prestaciones sociales y cajas de ahorro de los trabajadores en Petros: El Gobierno Nacional podría cancelar una parte de las utilidades de fin de año 2018 en Petros, a su vez pagar la totalidad de las prestaciones sociales en ésta moneda virtual y así como el aporte del Estado como patrono, correspondiente a las cajas de ahorro de los trabajadores. Esto representaría un importante alivio y ahorro para la clase asalariada venezolana.
6.- Crear granjas de minado que le aporten dividendos a los trabajadores: Generando recursos extras, por medio del incremento a la gasolina o través de impuestos a las transacciones altas, por solo mencionar dos ejemplos, el Ejecutivo Nacional obtendría el capital para crear granjas de minado de Bitcoin, Ethereum o Litecoin, que aporten dividendos mensuales distribuidos entre los cerca de 3,5 millones de trabajadores con que cuenta la administración pública nacional. Una sola granja de minado puede aportar hasta 1000 bitcoins al mes, lo que seria igual a una utilidad cercana a los 3,2 dólares por trabajador (874.000 Bs a tasa paralela).
7.- Decretar incrementos salariales en Petros: El Ejecutivo podría decretar incrementos salariales que engloben una parte de éste en bolívares y la otra en Petros que sean transables de manera inmediata en supermercados, farmacias y demás locales comerciales. Que cada trabajador público venezolano reciba un octavo (1/8) de Petro por incremento salarial equivaldría a 2 millones de bolívares (Más de 200% del salario mínimo integral actual).
8.- Incluir dentro de los cálculos para las incidencias laborales al valor del cesta ticket: Otra forma de mejorar el ingreso de los trabajadores, y hasta de hacer justicia, es incluir el valor del cesta ticket para el calculo de las incidencias laborales de los asalariados: Vacaciones, aguinaldos, bonificaciones especiales, etc.
9.- Establecer la jornada laboral de solo medio tiempo y cancelar horas extras: Tomando en cuenta lo reducido que se encuentra el salario actual de un trabajador promedio y la precaria situación del transporte, el Ejecutivo Nacional podría decretar una jornada de trabajo especial de medio tiempo para permitir que los asalariados busquen en sus ratos libres otros medios para generar ingresos. A su vez, deberían habilitarse los mecanismos para que se les cancele horas extras a los funcionarios públicos que ameriten cumplir de manera estricta sus horas formales de trabajo.
10.- Crear un fondo especial de dividendos para los trabajadores: A través del incremento a la gasolina, al lujo, a las altas transacciones bancarias o creando un ahorro petrolero (aprovechando el buen precio del barril de petróleo a la fecha), se podría crear un fondo especial que aporte de manera anual dividendos.
De seguro hay muchas más ideas en torno a un tema tan sensible como este, el ingenio y la creatividad de nuestro pueblo es infinita, solo basta con ser escuchado por quienes toman las decisiones.

@Oscar_forero83


viernes, 12 de enero de 2018

Las cinco mentiras más repetidas sobre el petro, la criptomoneda venezolana


En los medios y redes sociales circulan cada día opiniones que apuntan en una sola dirección: el fracaso del criptoactivo venezolano. Consultamos a un experto para saber si eso es posible. 

La primera transacción con petros, la criptomoneda venezolana propuesta por el presidente Nicolás Maduro, no se ha realizado aún, pero ya algunos sectores la han atacado duramente.
El hecho más reciente ocurrió el pasado martes, cuando los diputados opositores de la Asamblea Nacional (AN), en desacato y cuyos actos tienen "nulidad absoluta", según el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), declararon la "ilegalidad" de la moneda digital.
Los comentarios escépticos comenzaron desde que Maduro anunció el pasado diciembre la creación de una criptomoneda para enfrentar la grave situación económica que atraviesa el país, producto de la llamada "guerra económica" y las sanciones económicas y financieras contra Venezuela, según ha afirmado el Gobierno.

Críticas y más críticas

Las críticas han soslayado la primera emisión de cien millones del criptoactivo, que tiene el valor de un barril de petróleo, anunciada por el mandatario venezolano; la inscripción de más de 50.000 personas en el Registro Nacional de Minería Digital y la presentación del acta de nacimiento o 'white paper' de esta criptomoneda venezolana el próximo 14 de enero.
A continuación, presentaremos una selección de cinco mitos que han circulado por medios de comunicación y redes sociales sobre esta moneda digital naciente que tiene como respaldo el crudo del país suramericano.

1. ¿Petrosanciones?

El pasado lunes, el portal Dólar Today, donde se publican las cotizaciones ilegales de la moneda estadounidense en Venezuela, y al que el Gobierno ha acusado de "incidir directamente en la inflación", publicó en su cuenta de Twitter una información del economista opositor Alexander Guerrero sobre supuestas sanciones desde Washington a quien hiciera transacciones con petro.
A través de esta misma red social, OnixCoin, otra divisa digital, le respondió a Guerrero que no habían encontrado la supuesta información atribuida a la página web del Departamento del Tesoro. "Sea responsable con las cosas que dice, por favor, antes de atacar y destruir sin bases", escribió.

Para Juan Carlos Valdéz, economista y abogado venezolano, esta información sobre unas presuntas penalidades contra quienes comercialicen con el petro, "evidencia el temor" de quienes manejan las cotizaciones del dólar negro venezolano, que es utilizado para fijar los precios de productos y bienes en el país suramericano.

2. "El petro es de Maduro"

"El petro no es un instrumento del Gobierno", expresó el superintendente de la criptomoneda, Carlos Vargas, en una entrevista televisiva el pasado martes. "Es un criptoactivo", precisó.
En opinión de Vargas, el petro es la "solución definitiva a la guerra económica", con relaciones a los índices inflacionarios, que calificó de "espantosos".

"Estamos convirtiendo a Venezuela en un país vanguardia", expresó. Además, agregó que en los próximos años el país suramericano estaría "totalmente" incorporado al uso de criptomonedas.
"Atacar al petro es una necedad. Hay más de 1600 criptomonedas en el mundo", recordó Vargas.

3. "Son simples bonos"

Un bono es un certificado firmado entre un deudor y un acreedor donde existe un compromiso de pago de una suma determinada en un tiempo acordado, además de los intereses establecidos. ¿Se parece esto a un petro?
Valdéz responde a su vez con una pregunta: ¿Qué tiene que ver un bono con una criptomoneda? Y recuerda que los papeles de deuda tienen un tiempo establecido, que no están hechos para el intercambio de bienes y servicios y que desde un inicio se sabe cuál será su vida útil.
"Hay muchísima ignorancia sobre el petro", expresa el abogado venezolano consultado, y agrega que esto "es natural porque es un tema bastante nuevo".

4. "Es una burbuja"

Una burbuja especulativa está caracteriza por subidas impredecibles, abruptas o sostenidas del valor de un activo o un producto.

En el caso del petro, que tiene una base sustentada en bienes reales, explica Valdéz, se debe saber que su valor estará afectado por dos elementos fundamentales:
  • El valor de los bienes que lo respaldan: inicialmente petróleo y luego minerales y otros hidrocarburos.
  • El elemento especulativo: es una moneda y puede cotizarse en la bolsa de valores y su valor de mercado dependerá de la oferta y la demanda.
El especialista en derecho tributario y financiero recuerda que el alza o baja de los bienes que sustentan al petro, en este caso el crudo, influirán sobre su valor.
"Como el petro tiene respaldo en bienes reales, y todo lo que tienen respaldo en bienes reales es apetecible, se puede predecir que va a tener una demanda importante", afirma.
"Su valor de mercado se va a elevar sustancialmente", considera.

5. "Compromete todas las reservas"

Venezuela tiene la reserva certificada de petróleo más grande del mundo y es el primero de América Latina en reservas de oro.
"Tenemos suficiente para sustentar el petro", afirma Vargas, ante la pregunta del agotamiento de esas reservas calculadas para unos cientos de años.
"El petro nace con confianza", apunta. Además, recuerda que Venezuela es reconocida internacionalmente por la cancelación de sus compromisos.
"Los inversionistas saben que Venezuela históricamente ha sido un buen pagador de deuda, nunca ha caído en default", concluye.

Nathali Gómez